Estudio fotográfico Vanessa Catalá

Estudio fotográfico Vanessa Catalá

Soy artista de emociones en imagenes

¡Hola, soy Vanessa!

Mi misión es ayudar a mujeres, mediante la fotografía y el branding, a expresar con coherencia su mejor identidad corporativa y sus valores para así dar el impulso que necesita su marca personal.

 

Conectar fácilmente con las personas es una cualidad que me caracteriza, por eso me encargo de que las sesiones con mis clientas sean divertidas y amenas, captando la naturalidad y encanto que todas llevamos dentro (y que a veces no reconocemos), que nos hacen únicas y especiales. Me involucro en cada proyecto de manera personal. Cada trabajo que realizo lo acojo como algo especial y lo miro desde un prisma camaleónico con el que poder sacar el mejor resultado.

 

Soy inquieta, curiosa, creativa y la fotografía de #marcapersonal me apasiona porque me permite estar en continuo movimiento, con los cinco sentidos puestos en lo que hago para así captar tu esencia.

 

La fotografía y el poder expresarme a través de ella me ha gustado desde pequeña, pero cuando tuve que decidir mi formación profesional opté por administración ya que, de las pocas opciones que mi localidad ofrecía, era la que consideré que más me convenía. Mientras tanto, iba alimentando mi pasión por la fotografía (por aquel entonces analógica) inscribiéndome a todos los cursos que iban apareciendo en mi camino.

 

Al quedarme embarazada de mi segunda hija, la empresa donde trabajaba como administrativo, decidió despedirme. Tenía 30 años y lo que para otros podía ser un mazazo, para mí supuso la oportunidad de perseguir mi sueño y vivir de mi pasión, ¡la fotografía!

 

Llegué a abrir mi propio estudio (uno más entre tantos), guiada por lo que hacían los demás, haciendo lo que el resto esperaba de mí, con horarios eternos que no me permitían dedicar tiempo a mis hijos. Con la llegada de mi tercer hijo decidí que ese no era el camino que yo quería seguir, me dí cuenta de que no estaba actuando acorde a mis valores y principios y esto era algo a lo que no estaba dispuesta a renunciar.

 

Con muchas dudas y miedos, cerré el estudio físico, incluso creí que podía ser el final de mi carrera profesional como fotógrafa, pero me negaba a dejar escapar mi sueño. Fue entonces cuando decidí dar un giro a mi carrera. Me dí cuenta de que menos es más, de que poner el foco en mi cliente ideal me permitía trabajar en cualquier lugar, de que si me dejaba guiar por mi inspiración, el mundo entero podía ser mi mejor escenario, pudiendo así personalizar cada sesión y captar la esencia de mis clientes.

 

Actualmente sigo formándome de la mano de expertos en marca personal para poder diferenciarme de la fotografía común y así ayudarte a enseñar al mundo, mediante tus elementos visuales, quién eres y lo que estás dispuesta a hacer por él como emprendedora.

 

Mi objetivo es crear recuerdos, captar sentimientos y por ello hago de las sesiones un momento único para disfrutar y relajarse. Porque los verdaderos recuerdos son las emociones que sentimos al ver las fotos.

 

La fotografía es mi pasión, mi motivación y mi forma de vida.

 

Y recuerda: Conecta, Transmite, Enamora.